A Guillén nadie le quita lo bailado

0
98

Asumió el reto de proclamar a los Tiburones monarcas de la LVBP 2023-24 y cumplió

A principios de 2017, cuando se colocaban en el tapete nombres de potenciales candidatos a dirigir a la selección de Venezuela en la tercera edición del Clásico Mundial de Beisbol, la Federación Venezolana de Beisbol, rechazó el nombre de Oswaldo Guillén con el argumento de que no estaba activo luego de haber sido cesanteado en la Grandes Ligas por los Marlins en 2012.

El fallecido dirigente Edwin Zerpa y el mánager campeón de la Serie Mundial de 2005 con los Medias Blancas de Chicago polemizaron a través de los medios y, finalmente, Omar Vizquel sustituyó a Luis Sojo, quien llevaba tres ediciones al frente de la selección.

Después que Venezuela obtuvo apenas un triunfo en tres compromisos en la cuarta edición del evento, la FVB tampoco se molestó en mencionar a Guillén entre los posibles candidatos a dirigir a Venezuela en el CMB del pasado año y, a cargo de Omar López, nuestra selección quedó invicta (4-0) en su grupo y fue eliminada en semifinales por Estados Unidos.

Rotunda demostración

El campeonato que acaban de ganar los Tiburones de La Guaira en lo que fue la tercera experiencia de Guillén como mánager en la pelota profesional venezolana, debería ser considerado como argumento para que la FVB por lo menos le consulte opinión sobre la disponibilidad para el emorme compromiso que tienen a corto plazo con la tercera edición del Torneo Premier12, que se celebrará en el mes de noviembre.

El estratega que cumplió 60 años el pasado 20 de enero, va ahora a una prueba de fuego en su primera experiencia en la Serie del Caribe, cita en la que se verá obligado a manejar la presión frente al exigente público de Miami y ante rivales bien difíciles como los campeones de República Dominicana (Licey), selección de Curazao, Puerto Rico (Criollos), México (Naranjeros), Panamá (Federales) y Nicaragua (selección).

En esta competencia tendrá Guillén que derrochar todo el oficio adquirido en mil 295 juegos de Grandes Ligas como mánager de Medias Blancas (2004-11) y Marlins (2021), en los que dejó balance de 678-617 y alcanzó la máxima expresión en 2005 al darle a los patiblancos su primera corona de monarcas de la Serie Mundial desde 1917, una enorme sequía de ochenta y ocho años.

Antes de llegar al cargo de manager del club de Chicago, Guillén tuvo experiencia técnica con Expos de Montreal (2001) y Marlins (2002-03).

Firmado por Pompeyo

Guillén saltó al profesional a la edad de 16 años, animado por Pompeyo Davalillo, quien entonces era coach de los Tiburones de La Guaira y dirigía al equipo Proletarios de Trujillo en la desaparecida Liga Centro Occidental.

El 17 de diciembre de 1980, por recomendación del scout puertorriqueño Luis Rosas, es firmado por la organización Padres de San Diego y al año siguiente viaja primera vez a Estados Unidos.

En el sistema de sucursales de San Diego transitó por todas las categorías hasta que a finales de 1984 lo envían a los Medias Blancas en un cambio.

Debuta con los patiblancos en Grandes Ligas en 1985 y al finalizar la temporada gana el premio Novato del Año de la Liga Americana.

Con los Medias Blancas completa 13 de 16 años en MLB (1985-97). También jugó con Orioles (1998), Bravos (1998-99) y Rays (2000). En 1993 juegos dejó promedio vitalicio de .264

En la LVBP con La Guaira jugó 13 temporadas de 1981 a 2001. Fue campeón como pelotero en las ediciones 1982-83, 1984-85 y 1985-86 y como dirigente en el certamen 2023-24.

Curiosa cuarteta de campeones

Al coronarse con La Guaira, Oswaldo Guillén se unió a un curioso grupo mánagers campeones en ligas invernales y en la Serie Mundial de MLB:

  • Earl Weaver (Santurce-PR 1966-67 y Orioles 1970)
  • Tom Lasorda (Licey-RD 1971-72 y Dodgers 1981 y 1988)
  • Terry Francona (Águilas-RD 1995-96 y Medias Rojas 2004 y 2007)

Guillén acaba de coronarse con La Guaira en la LVBP y en 2005 se convirtió en el primer mánager latino que se proclamó campeón en el clásico de octubre. Además, es el único del grupo que, como jugador ganó tres veces con el mismo club: 1982-83, 1984-85 y 1985-86 en las dos últimas gano el premio MVP.