Filtran cuentas en Credit Suisse de Nervis Villalobos y otros venezolanos investigados

0
459

Más de dos docenas de venezolanos vinculados a cuatro tramas de corrupción en la petrolera estatal acumularon activos por al menos 273 millones de dólares en 25 cuentas. Casi todas fueron abiertas entre 2004 y 2015, cuando se desviaron miles de millones de dólares de PDVSA, incluso por personas que ya habían sido asociadas públicamente con tramas de corrupción. Al menos una docena de cuentas – que pertenecían a personas implicadas en las tramas, sus familiares y socios – no son todavía mencionadas en documentos judiciales.

Filtran cuentas en Credit Suisse de Nervis Villalobos y otros venezolanos investigados

Una nueva filtración de datos procedentes del poderoso banco suizo Credit Suisse, procesados y divulgados por el consorcio de periodistas Organized Crime and Corrupción Reporting Project (OCCRP) revela que al menos dos docenas de venezolanos investigados por presuntos actos de corrupción y lavado de dinero tienen cuentas en esa entidad financiera.

Amparados por el secreto bancario ocultaron allí cientos de millones de dólares provenientes de la corrupción y el asalto a patrimonio público de Venezuela.

Considerada la mayor filtración de datos de un gran banco suizo,  la investigación revela como inclusive sujetos que ya estaban bajo procesos judiciales en algunos países por sus manejos ilícitos de estos fondos, simplemente transfirieron sus haberes a nuevas cuentas en el Credit Suisse Bank, en operaciones de lavado de dinero de origen ilícito.

En el apartado sobre Venezuela, el reportaje «Oro negro en cajas suizas: como las élites venezolanas ocultaron dineros robados del petroleo en Credit Suisse», refresca nombres de viejos conocidos en esta trama y trae algunos nuevos.

Las nuevas cuentas

En total, los reporteros identificaron dieciséis cuentas de Credit Suisse que contenían por lo menos 162,9 millones de francos suizos pertenecientes a siete personas que fueron condenadas o acusadas de estar involucradas en este esquema de sobornos de PDVSA, señala el reportaje difundido por OCCRP.

El periódico alemán Süddeutsche Zeitung consiguió la filtración de esta data sobre cuentas que suman en conjunto $100.000 millones, procesada por 46 de varios países, incluyendo Armando.info y Efecto Cocuyo, por Venezuela.

«Las élites venezolanas acusadas de saquear la empresa petrolera estatal canalizaron cientos de millones de dólares en cuentas de Credit Suisse. El dinero fluyó durante un período en el que el saqueo generalizado de las arcas del gobierno precipitó un colapso económico que ha provocado la huida de seis millones de personas del país y ha llevado a otras al borde de la inanición. El banco mantuvo abiertas las cuentas de sus clientes venezolanos incluso cuando los medios de comunicación mundiales expusieron casos de corrupción contra muchos de ellos», señala el informe.

Dinero sucio

«Los expertos en cumplimiento normativo que revisaron los hallazgos de la OCCRP dijeron que a muchas de estas personas no se les debería haber permitido realizar operaciones bancarias en Credit Suisse».

«La gente no debería tener acceso al sistema si lo que lleva es dinero corrupto», dijo Graham Barrow, un experto independiente en delitos financieros. «El banco tiene la clara obligación de garantizar que los fondos que maneja tienen una procedencia clara y legítima».

Sobre este dinero robado al patrimonio público venezolano, incluyendo la estatal Petróleos de Venezuela y que fue a parar al banco Credit Suisse, en el menos uno de los casos los datos parecen arrojar nueva luz sobre una investigación en curso.

El caso de los Rincón

«José Roberto Rincón Bravo es el hijo de Roberto Rincón, quien en 2016 admitió en un tribunal estadounidense haber sobornado a funcionarios de PDVSA junto a Abraham Shiera. La policía española detuvo a Rincón Bravo en 2018 por sospechas de lavado de dinero de PDVSA. Le confiscaron a él y a su familia joyas, relojes, coches deportivos y una finca de 400 hectáreas cerca de Madrid con varias casas y un tentadero».

Credit Suisse y la familia Rincón

El magnate venezolano José Roberto Rincón en la finca familiar en España. Su padre, Roberto Rincón, se declaró de culpable en EEUU, donde fue enjuiciado por un desfalco de al menos $1.000 millones de Petróleos de Venezuela. Foto: El Confidencial.

«Sin embargo, Rincón Bravo aún no ha sido imputado en el caso y ha negado públicamente estar involucrado en los asuntos corruptos de su padre. En 2019 dijo a El Confidencial, un periódico digital español, que sus costosos accesorios procedían “del trabajo, de años de ahorro.”

Pero los datos de Credit Suisse muestran que Rincón Bravo y su padre eran titulares de cuatro cuentas conjuntas que concentraron al menos 93 millones de francos suizos y que no han sido nombradas en ningún documento judicial hasta ahora. Tres de las cuentas alcanzaron su máximo de tenencia en diciembre de 2015, apenas dos semanas antes de que el padre de Rincón Bravo fuera detenido.

Credit Suisse y la corrupción

Nervis Villalobos, otro magnate

Y esas no fueron las únicas cuentas vinculadas a los esquemas de corrupción de PDVSA que OCCRP encontró en los datos bancarios.

Como intermediario clave en la industria petrolera de Venezuela, el funcionario chavista Nervis Villalobos presuntamente recibió sobornos de empresas estadounidenses a cambio de ayudarlas a conseguir lucrativos contratos con la petrolera nacional.

Fiscales españoles afirman que Villalobos actuó como testaferro de Rafael Ramírez, que fue presidente de PDVSA, exministro de Energía y aliado del difunto líder venezolano Hugo Chávez.

Al revisar los registros bancarios filtrados en busca de detalles sobre Villalobos, los reporteros también encontraron a otras personas relacionadas con otro fraude masivo en el que estuvo involucrado el exfuncionario.

Esta trama usó facturas falsas para desviar unos 2.000 millones de dólares de la riqueza petrolera venezolana, que supuestamente se blanquearon a través de la Banca Privada d’Andorra, un pequeño principado situado entre España y Francia.

Nervis y sus amigos

Una vez más, se acusa a Villalobos de usar su posición para obtener sobornos de empresas extranjeras a cambio de contratos de PDVSA. Esta vez trabajó supuestamente con Diego Salazar Carreño, un primo del exministro de Petróleo, Ramírez. Salazar está ahora en prisión en Venezuela por corrupción, mientras que Villalobos fue acusado en Andorra por este esquema. Hasta ahora ha logrado evitar la extradición.

«Dos de los presuntos cómplices de Salazar también eran clientes de Credit Suisse, según los datos bancarios filtrados. Uno de ellos, el magnate venezolano de los seguros Omar Farías, tenía una cuenta con 4 millones de francos suizos. Cuando abrió su cuenta, World Check – una base de datos de debida diligencia – ya tenía un perfil sobre él, que incluía varios artículos donde se planteaban interrogantes sobre su fortuna “milagrosa” y “escandalosa”, así como su relación con Chávez».

Otro intermediario, José Luis Zabala, tuvo por lo menos 7,5 millones de francos en el banco.

Ninguno contestó a los cuestionarios que les enviaron.

Credit Suisse estaba advertido

“Nervis te ahogaría el negocio si no le pagabas. Para sobrevivir, te tenías que aliar con Nervis [Villalobos]”, declaró a fiscales españoles Mathias Krull, un banquero alemán-venezolano condenado en Estados Unidos por lavado de dinero de PDVSA, en un documento obtenido por OCCRP.

Para 2008, Villalobos ya tenía una reputación internacional por sus negocios sucios. Un informe de 11 páginas de debida diligencia, que la policía halló en archivos de Credit Suisse, esbozaba múltiples acusaciones de corrupción contra él, incluido un supuesto soborno de 2,7 millones de euros vinculado a un proyecto hidroeléctrico que se repartió con Ramírez.

Pero incluso esto no impidió que Credit Suisse trabajara con él.

Nervis Villalobos

Nervis Villalobos, otro magnate de la corrupción chavista de los radicados en España.

El papel del banco

Los críticos dicen que el papel de Credit Suisse al facilitar tramas de corrupción en Venezuela y en otros países no es solo un problema interno. También está relacionado con las leyes suizas que fomentan el secreto bancario extremo y castigan a quienes lo denuncian.

El sistema bancario suizo sigue siendo uno de los destinos favoritos, no sólo para las ganancias de esquemas de soborno masivo como los que involucran a PDVSA, sino para el uso de compañías como PDVSA como vehículos para el lavado de ganancias criminales”, dijo Alexandra Wrage, presidenta de la organización anticorrupción sin ánimo de lucro TRACE.

LEE  Actriz venezolana Catherine Fulop vive doloroso momento

Pero mientras las élites corruptas se han llenado los bolsillos, los venezolanos de a pie han pagado el precio. Desde 2013 la economía se derrumbó, con tasas de pobreza y desempleo disparadas, mientras que la hiperinflación devora los salarios y los ahorros de los que aún tienen la suerte de tener un trabajo.

Un caso de soborno cercano a casa

Otros dos empresarios venezolanos, Francisco Morillo y Leonardo Baquero, también tenían cuentas en el Credit Suisse, a pesar de estar siendo investigados en un caso de soborno y blanqueo de dinero en Suiza.

Fiscales suizos están estudiando denuncias contra ellos por haber dirigido un esquema para fijar precios y amañar licitaciones de venta de crudo de PDVSA, lo que, según funcionarios de la petrolera venezolana, le costó a la compañía «miles de millones de dólares en pérdidas.»

Documentos de un caso estadounidense contra ellos, que fue desestimado en 2019 ya que el juez consideró que el tribunal no tenía jurisdicción, muestran que Baquero y Morillo están acusados de sobornar a varios funcionarios de PDVSA para que les ayudaran a clonar un servidor de la compañía. Luego, supuestamente, usaron la información privilegiada que obtuvieron y se la vendieron a multinacionales del sector como Trafigura AG, Vitol Energy y Glencore.

Los registros bancarios filtrados muestran que los hombres acumularon activos de por lo menos 71 millones de francos suizos en varias cuentas de Credit Suisse entre 2012 y 2014. Eso incluye una cuenta que compartieron con Yanira del Valle Marcano Alfonzo, una de las presuntas cómplices de Baquero y Morillo, quien trabajaba en su empresa.

«Cooperación con la justicia»

Al ser contactado por la relación de su cliente con Credit Suisse, el abogado de Morillo en Suiza, Jean-Marc Carnicé, sólo confirmó que su cliente estaba bajo investigación judicial en ese país y que ha «cooperado plenamente» con el proceso. Los abogados de Leonardo Baquero no respondieron a las preguntas del OCCRP y sus socios.

Credit Suisse dijo que su personal no facilitó de forma consciente actividades corruptas de sus clientes, y señaló que, junto con otras instituciones, ha aplicado políticas más estrictas para combatir los delitos financieros.

En consonancia con las reformas financieras del sector y en Suiza, Credit Suisse ha adoptado una serie de importantes medidas adicionales en la última década, incluyendo inversiones considerables en la lucha contra la delincuencia financiera”, indicó el banco en una declaración a OCCRP y a otros socios».

En todo el banco, Credit Suisse sigue reforzando su marco de cumplimiento y control, y como hemos dejado claro, nuestra estrategia pone la gestión de riesgo en el centro de nuestro negocio”, agregó.

Fondos a Mónaco

En 2009, los fiscales españoles indican que poco después de que un banco suizo lo eliminara de su lista de clientes por indicios de corrupción con sus cuentas, el Credit Suisse en Mónaco le abrió una cuenta a Villalobos. Así que simplemente transfirió el dinero a su cuenta de Credit Suisse.

Los fiscales afirman que el venezolano canalizó casi 25 millones de dólares y 11,5 millones de euros a través de esa cuenta, que fue cerrada en 2012. Parte del dinero procedía supuestamente de sobornos pagados por empresas españolas por contratos energéticos, que el propio reporte de debida diligencia había ya señalado como sospechosos.

«Luego, en 2011, la filial suiza de Credit Suisse le abrió otra cuenta. Un mensaje de texto enviado en septiembre de ese año muestra que el contratista petrolero venezolano Abraham Shiera Bastidas intervino a nombre de Villalobos, después de que el banco tuviera dudas sobre el origen del dinero que el exfuncionario quería trasladar a Suiza. Bastidas después se declaró culpable de sobornar a funcionarios venezolanos, incluyendo a Villalobos, para obtener contratos de PDVSA».

Al parecer, Villalobos podría haber usado esta cuenta para recibir sobornos.

Presuntas sin respuestas

«Una imputación de Estados Unidos describe cómo Shiera y su cómplice, Roberto Rincón, pagaron 27 millones de dólares en una cuenta suiza conjunta propiedad de Villalobos y del venezolano Luis Carlos de León, quien en 2018 admitió ser parte del esquema de sobornos de PDVSA. Este dinero, dice, fue luego canalizado a cuentas pertenecientes a Villalobos y de León mantenidas en otro banco suizo no identificado».

Los datos bancarios filtrados muestran que Villalobos y De León abrieron cuentas en Credit Suisse el mismo día de septiembre de 2011, como se menciona en la acusación. En menos de dos años, la cuenta de Villalobos acumulaba activos por 9,5 millones de francos suizos mientras que la de De León tenía al menos 22,6 millones de francos suizos en activos.

Los abogados de Villalobos y De León no contestaron a las preguntas que se les enviaron.

Credit Suisse no respondió a las preguntas sobre Villalobos u otros venezolanos, pero los abogados del banco rechazaron la afirmación de que la institución tenía procedimientos inadecuados de debida diligencia o facilitaba delitos financieros.

CS no tolera ni apoya la evasión de impuestos, el lavado de dinero u otras actividades ilegales, cuenta con estrictos mecanismos de control y revisa y desarrolla sus políticas de forma continua”, dijo en una carta la firma de abogados del banco, Latham & Watkins LLP.

El caso Naman Wakil

Un caso más reciente es el de Naman Wakil, detenido en Miami en 2021 acusado de negocios corruptos con Venezuela. Entre 2010 y 2017, los fiscales estadounidenses indican que sobornó para conseguir al menos 30 millones de dólares en contratos con PDVSA y unos 250 millones de dólares con la empresa estatal de alimentos de Venezuela.

Las autoridades dicen que Wakil invirtió parte de su riqueza mal habida en bienes raíces en Miami, incluyendo apartamentos frente al mar y en lujosas torres en el centro de la ciudad. Otros millones los derrochó supuestamente en un yate y un avión.

Los expedientes judiciales dicen que los fondos robados se blanquearon a través de cuentas en Estados Unidos, las Islas Caimán, Panamá y Suiza. OCCRP descubrió que Wakil abrió una cuenta en Credit Suisse en septiembre de 2011, que tres meses después tenía más de 3,7 millones de francos suizos.

Los bancos suizos fueron los más frecuentes” en las tramas de corrupción de Venezuela, dijo el abogado y exfiscal estadounidense Michael Naddler, que trabajó en algunos de los casos. “Sean cómplices o no, ellos, te diría, permitieron que sucediera mucho de esto”.

Tradicionalmente, los bancos suizos han sido los que más y mejor guardan los secretos”, añadió Naddler.

Graham Barrow, un experto independiente en delitos financieros, dijo que se fomenta la corrupción cuando los bancos permiten que los fondos robados entren al sistema financiero mundial.

“Si los bancos no dejan de conspirar con esta gente para legitimar fondos que nunca deberían entrar legítimamente en el sistema, nunca vamos a cambiar”, afirmó. “La gente de Venezuela, Kazajistán y otros países seguirá siendo pobre”.

Corrupción y crisis

Nadie sabe exactamente cuánto dinero saquearon de la petrolera nacional de Venezuela. Las estimaciones oscilan entre 11.000 y 300.000 millones de dólares sólo entre 2002 y 2014, tras la llegada de Chávez al poder y en medio de la bonanza de los precios del petróleo.

Pero los efectos del colapso económico han sido catastróficos. La inflación de los precios de los alimentos alcanzó un “asombroso” 1.700% en 2020, según el Programa Mundial de Alimentos, y la tasa de pobreza alcanzó el 94% el año pasado. Mientras que Venezuela se hundía en una crisis humanitaria, el dinero del petróleo que debería haber servido para pagar escuelas y hospitales, se movía hacia cuentas en el extranjero.

En los últimos 18 años, PDVSA fue de mal en peor. De lo inverosímil a lo absurdo”, dijo César Mata-García, un abogado venezolano especializado en la industria energética.