Francia vuelve a decir no al racismo y a la violencia policial(+Video)

0
190

Miles de personas se manifestaron el sábado en París y otras ciudades francesas contra el racismo y la violencia policial y reclamaron justicia para Adama Traoré, un joven de 24 años que murió en 2016 tras ser detenido por los gendarmes. Su familia ve un paralelismo entre su muerte y la del afroamericano George Floyd, quien murió el pasado 25 de mayo a manos de un policía blanco en Estados Unidos tras ser detenido.

Nuevas manifestaciones contra el racismo y la violencia policial en Francia. foto de referencia

El objetivo de la manifestación era «denunciar la denegación de justicia, la violencia policial, la violencia social y la violencia racial«, explicó Assa Traoré, hermana de Adama Traoré y organizadora de la protesta parisina, en la que participaron 15.000 personas, según la policía.

«Es el pueblo francés el que libra esta batalla, no solamente la familia Traoré, no solamente las familias de las víctimas. Nadie debe limitarse a ser un espectador de la muerte, de la violencia racial«, opinó Assa Traoré, quien reclamó «una justicia justa para todos«. Los gendarmes todavía no han sido juzgados por la muerte de su hermano.

El racismo vuelve al centro del debate político en Francia. «Es una victoria que Francia reconozca que hay racismo en la policía francesa«, consideró Traoré, días después de que el ministro de Interior, Christophe Castaner, prometiera «tolerancia cero» contra el racismo y la violencia policial.

Assa Taoré explicó que el viernes sintió «vergüenza» al ver a los policías franceses «manifestarse para mantener el permiso de matar«. La hermana de Adama Traoré se refería a la controvertida técnica del estrangulamiento para inmovilizar detenidos, que la policía francesa dejará de utilizar de aquí en adelante, según Castaner. Policías franceses tiraron simbólicamente el jueves y el viernes sus esposas al suelo en señal de protesta por las acusaciones de que son racistas y violentos.

La manifestación parisina, que tuvo lugar en la Plaza de la República, comenzó en un ambiente pacífico, pero a medida que fue avanzando la tarde hubo tensiones. La policía tiró gases lacrimógenos y hubo algunos enfrentamientos entre los antidisturbios y los manifestantes.

El grupo de extrema derecha Génération Identitaire provocó a los manifestantes antirracistas de París al desplegar en el tejado de uno de los edificios que rodean la Plaza de la República una enorme pancarta que rezaba: «Justicia para las víctimas del racismo anti-blanco». En vez de «Black lives matter» (las vidas negras importan, el lema de las protestas en Estados Unidos ) estos militantes de extrema derecha proclamaron «White lives matter» (las vidas blancas importan).

LEE  Indonesia: La desesperada búsqueda de un submarino con 53 marinos a bordo a los que les quedan pocas horas de oxígeno

Los vecinos del inmueble rompieron la pancarta ante los aplausos de los manifestantes de la plaza. Doce militantes de ultraderecha fueron detenidos por esta acción.

«Las vidas negras importan«, «Justicia para Traoré«, «Ser ‘neutral’ no existe. O estás con nosotros o contra nosotros«, «No justicia, no paz», «Ser negro no es un crimen», «La supremacía blanca y la violencia de estado son una pandemia» rezaban algunas pancartas que llevaban los manifestantes en París.

«Policía en todos sitios, justicia en ningún sitio«, gritaron miles de manifestantes hincando la rodilla en el suelo, el símbolo de las protestas en Estados Unidos contra la violencia policial y el racismo que se ha extendido por todo el mundo.

«El gobierno no quiere escucharnos, reconocer que hay violencia policial«, explicaba Lauryn, que llevaba una pancarta que decía «Si no hablamos, nadie lo hará por nosotros». Esta estudiante de 20 años explica que hay racismo en Francia y que, por ejemplo, ella, a diferencia de sus compañeros de clase blancos, no pone su foto en el curriculum vitae para que no la descarten de antemano por ser negra a la hora de convocarla a una entrevista de trabajo.

La portavoz del Gobierno francés, Sibeth Ndiaye, de origen senegalés, se mostró el sábado a favor de reabrir «con serenidad» el debate sobre las estadísticas étnicas, prohibidas en Francia, pero permitidas en otros países, como Estados Unidos. Esto permitiría, por ejemplo, saber en qué medidas las minorías tienen más probabilidades de acabar en prisión o ser discriminados en un empleo o la hora de alquilar una casa por el color de su piel.

La Dirección General de Salud ya confirmó esta semana un mes después del desconfinamiento, que no había indicios de una segunda ola de la Covid-19 en Francia, si bien el virus sigue circulando pero está de momento controlado.

«La libertad de manifestación es una libertad fundamental«, indicó el Consejo de Estado, que puso la excepción en manifestaciones donde no se pueda respetar la distancia o donde se corra el riesgo de reunir a más de 5.000 personas, y siempre que la concentración haya sido previamente declarada en la prefectura. / EFE