Kawasaki: La nueva enfermedad en medio de la pandemia del coronavirus

0
4829

El jefe del servicio pediátrico del hospital de La Timone, en Marsella, Francia, anunció este viernes la muerte de un niño víctima de la enfermedad de Kawasaki, emparentada con la pandemia de coronavirus (covid19)

Para la fecha, se han reportado 135 afectados con la enfermedad entre los 12.300 niños franceses menores de 15 años.

De esta manera, la Dirección General de Sanidad (DGS) francesa, anunció que un primer indicio ha permitido asociar a los niños víctimas de la enfermedad de Kawasaki con el coronavirus.

En tal sentido, los niños han sido internados en servicios de reanimación con inflamaciones severas, en los hospitales donde hay una mayor proliferación de coronavirus.

 Qué es el Kawasaki-like

Según el portal Scielo de España, la enfermedad de Kawasaki (EK) es una vasculitis sistémica que afecta fundamentalmente a las arterias coronarias. Es más frecuente en niños menores de cuatro a cinco años y predomina en el sexo masculino.

Así mismo, los pacientes tienen el mismo riesgo de desarrollar alteraciones cardiovasculares tales como aneurismas y arteritis coronarias, entre otros.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la enfermedad de Kawasaki?

Esta enfermedad tiene síntomas y signos reveladores que aparecen por etapas. En la primera etapa, que puede durar hasta 2 semanas, suele haber fiebre durante un mínimo de 5 días.

Entre otros síntomas, se incluyen los siguientes:

  • ojos enrojecidos («inyectados en sangre»)
  • una erupción rosada en la espalda, el abdomen, los brazos, las piernas y la zona genital
  • labios rojos, secos y agrietados
  • lengua «aframbuesada» (con una capa blanca y protuberancias de color rojo en la lengua)
  • dolor de garganta
  • palmas de las manos hinchadas y plantas de los pies de un color rojo violáceo
  • ganglios linfáticos del cuello inflamados

La segunda etapa suele empezar 2 semanas después del inicio de la fiebre. Los síntomas pueden incluir:

  • descamación de la piel de manos y pies
  • dolor articular
  • diarrea
  • vómitos
  • dolor abdominal

¿Qué problemas puede haber?

Los médicos pueden tratar los síntomas de la enfermedad de Kawasaki cuando se detecta pronto. La mayoría de los niños se encontrarán mejor pocos días después de iniciar el tratamiento.

Si esta afección no se detecta hasta más adelante, los pacientes pueden tener complicaciones graves que afectan al corazón, como:

  • un aneurisma (una protuberancia en la pared) de las arterias coronarias, que llevan sangre al corazón
  • una inflamación del miocardio (el músculo del corazón), el endocardio (la membrana interna del corazón), las válvulas cardíacas y el pericardio (la membrana externa del corazón)
  • arritmias, que son cambios en el ritmo normal con que late el corazón
  • problemas en algunas válvulas cardíacas

Causas de la enfermedad de Kawasaki

Los médicos desconocen la causa de esta enfermedad. Creen que no se transmite de una persona a otra. Es más frecuente en niños de ascendencia japonesa y coreana, pero puede afectar a cualquier niño.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Kawasaki?

Los síntomas de esta enfermedad pueden parecerse a los de otras enfermedades víricas y bacterianas propias de la infancia. Los médicos la suelen diagnosticar preguntando por los síntomas (como la fiebre persistente) y explorando al paciente.

Si parece probable que se trata de la enfermedad de Kawasaki, el médico:

  • solicitará pruebas para estudiar el corazón, como un ecocardiograma
  • es posible que analice muestras de sangre y orina para descartar otras afecciones, como la escarlatina, el sarampión, la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas (o rickettsiosis exantemática) o la artritis reumatoide juvenil.

¿Cómo se trata la enfermedad de Kawasaki?

Los médicos suelen tratar a los niños con esta enfermedad administrándoles:

  • una dosis de inmunoglobulinas por vía intravenosa (VI): estos anticuerpos (proteínas) ayudan a combatir las infecciones. El tratamiento con inmunoglobulinas por vía intravenosa reduce el riesgo de aneurismas en las arterias coronarias. Este tratamiento se administra una sola vez.
  • dosis altas de ácido acetilsalicílico (el que contiene la aspirina) por vía oral para tratar la inflamación. Los pacientes toman ácido acetilsalicílico hasta que los análisis de sangre indiquen que se ha reducido la inflamación.

El tratamiento se debe empezar lo antes posible. Las inmunoglobulinas por vía intravenosa pueden no ser eficaces en algunos pacientes; en estos casos, se administran corticoesteroides. Los corticoesteroides pueden ayudar a prevenir los aneurismas coronarios.

Es muy importante que los niños tratados con dosis altas de ácido acetilsalicílico reciban la vacuna antigripal anual, que ayuda a prevenir esta enfermedad vírica. Esto se debe a que existe un pequeño riesgo de que los niños que toman ácido acetilsalicílico durante una enfermedad vírica desarrollen una enfermedad muy poco frecuente llamada síndrome de Reye.

La mayoría de niños con la enfermedad de Kawasaki empiezan a encontrarse mucho mejor después de un único tratamiento con inmunoglobulinas, aunque a veces es necesario administrar más dosis.

Cuándo llamar al médico:

Si su hijo tiene fiebre durante 4 a 5 días y presenta cualquiera de los signos y síntomas importantes mencionados anteriormente, pregúntele a su médico si podría tener la enfermedad de Kawasaki. Puede ser difícil diagnosticarla, por eso es posible que su hijo deba ser examinado varias veces. Consulte ¿Cuándo debe llamar al pediatra debido a una fiebre? para obtener más información específica sobre los tipos de fiebre.  

Diagnóstico:  

No existe una única prueba específica para diagnosticar la enfermedad de Kawasaki. Sin embargo, si se sospecha la enfermedad de Kawasaki, el médico quizá pida pruebas para controlar la función cardíaca (un ecocardiograma), y podría tomar muestras de sangre y orina. Además, es posible que el médico lo derive a un especialista pediátrico en enfermedades infecciosas, reumatología o cardiología para obtener ayuda en el diagnóstico y el tratamiento. 

Complicaciones si no se administra tratamiento:

Si la enfermedad de Kawasaki no se trata, puede provocar complicaciones graves, como la inflamación de los vasos sanguíneos. Esto puede ser especialmente peligroso ya que puede afectar a las arterias coronarias (los vasos sanguíneos que suministran sangre al corazón). También se pueden desarrollar aneurismas.

Un aneurisma es un ensanchamiento que sobresale de la pared de un vaso sanguíneo dañado y debilitado. Afortunadamente, el tratamiento en los 10 primeros días de la enfermedad disminuye en gran medida el riesgo de que se desarrollen aneurismas. Por lo tanto, es de suma importancia que se realice un diagnóstico antes del décimo día de la enfermedad. El tratamiento debe comenzar tan pronto como sea posible.

LEE  Farmacéuticas anuncian buenas noticias en vacuna contra el coronavirus

Tratamiento para la enfermedad de Kawasaki:

Los niños con un diagnóstico de enfermedad de Kawasaki son hospitalizados. El medicamento que se utiliza para tratar esta enfermedad en el hospital se llama gamma globulina (IVIG). La IVIG se administra por vía intravenosa (IV) de 8 a 12 horas. Los niños permanecen en el hospital durante por lo menos 24 horas después de completar la dosis de IVIG para asegurarse de que no les vuelva la fiebre y mejoren los otros síntomas.

También se les puede dar aspirina a los niños para disminuir el riesgo de problemas cardíacos. (La aspirina solo debe ser administrada a los niños bajo la supervisión médica, ya que puede causar una enfermedad grave​ del hígado llamada síndrome Reye.

Es posible que se necesiten tratamientos adicionales si un niño no responde bien a una única dosis de IVIG, si le vuelve la fiebre o si se detectan anomalías en el primer ecocardiograma. Quizá se recomiende otra dosis de IVIG u otros medicamentos que combaten la inflamación como esteroides, infliximab o etanercept. En esta situación, se pueden consultar especialistas pediátricos en reumatología, enfermedades infecciosas o cardiología.

Qué debe esperar después de darse de alta del hospital:

Los niños que recibieron tratamiento para la enfermedad de Kawasaki vuelven a su casa con una dosis baja de aspirina por boca todos los días durante 6 a 8 semanas. Mientras se recuperan, es habitual que estos niños estén más cansados de lo normal o «apagados» durante varias semanas. El descanso es muy importante. Es de esperarse que haya descamación en las manos y los pies, lo que no es para preocuparse.

Llame al médico de inmediato si su hijo tiene fiebre o si reaparece cualquiera de los signos o síntomas de la enfermedad de Kawasaki. Será necesaria otra evaluación. Es posible que su hijo deba ser hospitalizado nuevamente.

Asistencia de seguimiento:

Es muy importante supervisar atentamente la mejoría de los niños que tienen enfermedad de Kawasaki y controlar el desarrollo de aneurismas coronarios. Por lo general, los aneurismas se forman después de las primeras dos semanas de la enfermedad. Por lo tanto, se debe programar un ecocardiograma y un control a las 2 semanas y nuevamente entre 6 y 8 semanas después de la primera aparición de la fiebre. Se necesitarán seguimientos y ecocardiogramas más frecuentes si se detectan anomalías en cualquiera de los ecocardiogramas.

Nota: Se deben posponer las vacunas virales atenuadas al menos 11 meses después de la IVIG, ya que pueden no ser eficaces. Esto incluye la vacuna contra el sarampión, paperas y rubéola (MMR) y la vacuna contra la varicela. Los niños mayores de 6 meses deben recibir la vacuna contra la gripe.

Seguimiento a largo plazo:

Los niños que recibieron tratamiento para la enfermedad de Kawasaki y que no desarrollaron aneurismas tienen una excelente evolución a largo plazo. Sin embargo, es importante que tengan un estilo de vida y sigan una dieta que sean saludables para el corazón. Se deben controlar los niveles de colesterol cada 5 años.

Los niños que  desarrollaron aneurismas coronarios deben permanecer bajo la asistencia de un cardiólogo pediátrico a medida que crecen, y requerirán asistencia y seguimientos especiales a largo plazo.

¿Qué más debería saber?

La mayoría de los niños con la enfermedad de Kawasaki se recuperan por completo, sobre todo cuando esta afección se diagnostica y se trata pronto. Algunos, sobre todo los que desarrollan problemas cardíacos debido a la enfermedad de Kawasaki, pueden necesitar más pruebas, así como ver a un cardiólogo (un médico especializado en afecciones cardíacas).

Relación entre el Kawasaki-like y el coronavirus

Según la revista médica británica The Lancet, aunque hay dudas respecto parentesco o relación entre la propagación de la pandemia del coronavirus y la enfermedad de Kawasaki, los especialistas coinciden en subrayar diferencias, a través de sus siguientes clasificaciones:

  • Kawasaki atípico.
  • Kawasaki like.
  • Kawasaki incompleto.

Así, Elizabeth Whittaker, especialista en enfermedades infecciosas comentó a Le Figaro la crisis paralela del Kawasaki. “La aparición de diversos Kawasakis está ocurriendo en Francia, tres o cuatro semanas luego de alcanzar el pico de la curva de propagación del coronavirus, lo que pudiera permitirnos suponer que se trata de un fenómeno pos-infeccioso”.

“Se trata de una enfermedad de temporada, en otras ocasiones. Antes de la pandemia del coronavirus aparecía con relativa frecuencia en invierno y primavera. Nos encontramos pues, ante un periodo propicio, agravado con la propagación del coronavirus. Al día de hoy, se trata de algo excepcional. Quizá sea imprudente lanzar gritos de alarma y pánico. Si es muy aconsejable vigilar y modificar, mejorando, las medidas de control en escuelas y guarderías”, declaró la doctora Isabelle Koné-Paut, responsable de la red de alerta y vigilancia de la enfermedad en Francia, a varios medios locales.

Kawasaki y SARS-CoV-2

Un brote de enfermedad grave similar a Kawasaki se reportó en el epicentro italiano de la epidemia de SARS-CoV-2. El síndrome respiratorio agudo grave o SARS-CoV-2 (en inglés, severe acute respiratory syndrome coronavirus 2)​ es otro tipo de virus relacionado con la pandemia.

Los niños diagnosticados, luego que comenzó la epidemia de SARS-CoV-2, mostraron evidencia de respuesta inmune al virus y tenían una tasa más alta de compromiso cardíaco.

La epidemia de SARS-CoV-2 se asoció con una alta incidencia de una forma grave de esta enfermedad. Se espera un brote similar similar a Kawasaki en países involucrados en la epidemia de SARS-CoV-2.

Con información de Venepres, Kidshealth y Healthychildren