Protestas por la muerte de George Floyd, se ha extendido, más rápido que el COVID-19(+Video)

0
241

Las manifestación se han extendido a lo largo y ancho del país, y al igual que con el remedio para el coronavirus el presidente Donald Trump se ha vuelto a equivocar, cuando les recomendó tomar desinfectante ahora para solucionar el descontento, a dicho lo siguiente: «Estos MATONES están deshonrando la memoria de George Floyd, y no dejaré que esto pase. Acabo de hablar con el Gobernador (de Minesota) Tim Walz y le he dicho que el Ejército está con él. Ante cualquier dificultad, asumiremos el control pero, cuando el saqueo comienza, empiezan los disparos«,

Decenas de ciudades de Estados Unidos, de norte a sur y del Atlántico al Pacífico, fueron escenario esta noche de violentos disturbios en protesta por la muerte de George Floyd, el caso más reciente de violencia policial contra afroamericanos en el país.

En Indiannapolis (norte) una persona murió y al menos otras dos recibieron disparos en el transcurso de las protestas que tenían lugar en el centro de Indianápolis, explicó en rueda de prensa el jefe de la Policía de la ciudad, Randal Taylor, en declaraciones recogidas por la CNN. Las autoridades no han dado por el momento más detalles de cómo fue el tiroteo y han pedido a los ciudadanos que eviten la zona de los incidentes.

Floyd murió después de que un policía blanco lo inmovilizase, ya esposado, con la rodilla en el cuello durante varios minutos, pese a sus ruegos de que no podía respirar, en una escena grabada por un transeúnte. La indignación por ese suceso se ha se ha ido propagando desde Minneapolis, donde se produjo el incidente, a otras ciudades.

Una treintena de urbes, entre ellas Nueva York, LosÁngeles, Chicago, Cleveland, Miami, Dallas e incluso Washington DC, donde los incidentes llegaron frente a la Casa Blanca, fueron escenario este sábado de disturbios y enfrentamientos entre manifestantes y policías.

«Entiendo el dolor que siente la gente. Apoyamos el derecho de los manifestantes pacíficos y escuchamos sus súplicas, pero lo que estamos viendo en las calles de nuestras ciudades no tiene nada que ver con la justicia o la paz», dijo este sábado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Florida, donde asistió al lanzamiento de un cohete tripulado hacia la Estación Espacial Internacional (EEI).

LEE  Estuvo hospitalizada una semana por covid-19 y al regresar a su casa encontró a su esposo muerto (+Detalles)

«La memoria de George Floyd es deshonrada por alborotadores, saqueadores y anarquistas. La violencia y el vandalismo son liderados por la Antifa (movimiento antifascista) y otros grupos radicales de izquierda que aterrorizan a gente inocentes, destruyendo empleos, dañando negocios y quemando edificios», agregó.

Trump se mostró más conciliador, no obstante, que en la madrugada del viernes cuando, tras calificar de «matones» a los manifestantes, aseguró que «cuando empiezan los saqueos, empiezan los tiroteos», lo que fue interpretado como una amenaza de dispararles. Sin embargo, al tiempo amenazó con activar al Ejercito «muy rápido» si se lo piden para sofocar las revueltas, lo que no sería la primera vez, ya que en 1992, en otros disturbios raciales en Los Ángeles (California), los militares apoyaron a la Policía.

La Policía parece haber ido endureciendo su respuesta a las protestas, incluidos ataques contra los periodistas que las cubren, como las denunciadas en los últimos días en Louisville, Las Vegas, Atlanta, Washington y Mineápolis, donde esta noche golpearon e intentaron detener a un grupo de informadores, entre los que figuraba Efe.

También en Nueva York, un coche patrulla arrolló a los manifestantes que se encontraban cerrándole el camino detrás de una valla, lo que caldeó aún más los ánimos y reavivó la indignación contra la violencia policial. Los detenidos en las protestas, que en muchos lugares van acompañadas de incendios de vehículos, rotura de escaparates de comercios, actos de vandalismo y saqueos, se cuentan por centenares.

El toque de queda impuesto en muchas ciudades no ha servido para disuadir a los manifestantes, como tampoco les ha aplacado la expulsión de los policías implicados, el arresto y procesamiento del agente Derek Chauvin, quien presionó el cuello de Floyd con su rodilla, o el anuncio de este sábado de Trump de la apertura de una investigación para determinar si se violaron sus derechos civiles. Tampoco ha sido disuasoria la activación de la Guardia Nacional.