Llevó a su hija al hospital por un raspón en la rodilla y se la entregaron muerta: «La devolvieron en una bolsa»

0
901

La madre de la víctima denunció que hubo negligencia por parte del centro médico, cuando atendieron a la pequeña.

Una niña de 6 años, fue llevada al hospital por su madre después de caerse mientras jugaba con sus patines. Sin embargo, días después, fue entregada muerta a sus familiares. El trágico caso ocurrió en Córdoba, Argentina.

La niña, reconocida como Danae Olguín, fue llevada al hospital Tomás Ponsone el 5 de enero por un rasguño en la pierna. Sin embargo, en ese centro médico le diagnosticaron COVID-19 luego de una prueba, por lo que fue trasladada a otra clínica.

Karen Baldobino, madre de la niña, explicó al medio TN que en el otro hospital le explicaron que Danae tenía un virus intrahospitalario que le entraría en el cuerpo a través de un legrado y que la infección le causó graves daños en los órganos. Desafortunadamente, tres días después, llamaron a los padres de la niña para decirles que estaba muerta.

“El dolor inmenso que estamos pasando hace 8 meses fue por una cadena de negligencia. No me voy a cansar de decirlo: hubo un abandono total de persona y mala praxis. Mi nena entró con un raspón y me la devolvieron en una bolsa”, dijo Karen Baldobino para TN.

Posteriormente, el Instituto de Medicina Legal del Poder Judicial, pudo constatar que Danae falleció a causa de un shock séptico que le provocó un paro cardíaco.

Karen dice que a su hija le dieron antibióticos desde el principio para tratar la infección, pero solo le dieron morfina. Además, nunca le dijeron cuál sería el procedimiento médico para la recuperación de la niña.

LEE  Dueño de glamping donde murió, una mujer deberá responder por homicidio culposo

Madre e hija nunca pudieron estar juntas en el hospital porque ambas fueron diagnosticadas con coronavirus, pero fue la abuela de la pequeña quien la acompañó al centro médico.

“Mi mamá se despertó porque sintió muy frío el cuerpo de Danae. Ahí se dio cuenta de que tenía los labios y los pies morados. Empezó a llamar a las enfermeras y a los médicos, y nadie iba a ver qué pasaba”, dijo Karen.

Baldobino denunció a los médicos del hospital, por negligencia hacia su hija y se abrió un procedimiento judicial para determinar las diversas responsabilidades de este lamentable hecho.