Maracaibo va sobre dos ruedas por falta de gasolina

0
55

Al inicio de la cuarentena en Maracaibo, con la suspensión de las actividades escolares, laborales y comerciales se le añadió la paralización del transporte público.

En la ciudad el transporte público urbano es uno de los peores servicios por el que también padecen los usuarios, quienes a diario deben lidiar con el mal servicio, el alto costo y las malas condiciones de los vehículos que laboran en las diferentes rutas de la ciudad.

A esto se le agrega que, ante la ausencia de políticas públicas que puedan garantizar la prestación de un buen servicio público, se hace casi imposible el consenso entre sus principales actores para llegar a la toma de decisiones que ofrezcan soluciones reales a los usuarios y transportistas, durante años los marabinos han visto como cada plan puesto en funcionamiento por las autoridades locales ha sido un fracaso, donde solo permanece durante unas pocas semanas o algunos meses.

Ante la situación de decadencia del servicio en la ciudad y el aumento desmedido de las tarifas del transporte, muchos pasajeros y usuarios debían caminar kilómetros para llegar a su destino.

El anuncio de la suspensión del transporte público en la ciudad, debido a la cuarentena, acrecentó las dudas tanto de los transportistas como de los usuarios, quiénes expresaron su preocupación por lo que sucedería sin contar con los medios necesarios para ir a realizar sus compras y diligencias.

Con el incremento del uso de la bicicleta también se han ocasionado una ola robos. “Hay que estar pendiente de la ruta y observar a las personas», señala Ángel López, coordinador de Ciclovías Maracaibo.

«Si andas en la calle debes estar atento a lo que ocurre a tu alrededor. Ahora mucha gente está usando la bicicleta y eso es bueno, pero también deben tener cuidado cuándo salen porque se las están robando”.

LEE  Orquesta Sinfónica Venezuela, realizará homenaje a Simón Díaz bajo la batuta de Gustavo Dudamel este 15-Enero

Por su parte, López considera que en estos momentos se presenta un escenario ideal para el diseño y propuestas de políticas públicas que acompañen ese incremento del uso de la bicicleta como medio de transporte.