Por comerse su última empanada, adulto mayor le disparó a su compañero de cuarto

0
228

Una disputa por una empanada empezó con una pelea que incluyó objetos por los aires, pero terminó con una visita al hospital después de que el sujeto accionara un arma de fuego.

En un acto de intolerancia, un hombre de la tercera edad le disparó a su compañero de habitación en el trasero. Cuando las autoridades comenzaron a indagar la razón de la agresión, la víctima dijo que todo inició porque se había comido la última empanada congelada que había en la nevera.

Los hechos ocurrieron el 21 de mayo de 2023 en Kentucky, Estados Unidos, cuando Clifton Williams, de 64 años, llegó a casa y encontró que su último Hot Pocket que tenía guardado había sido consumido por alguien más.

Los Hot Pocket son una especie de empanada rellena que al calentar en el microondas queda como un bocadillo crujiente y de fácil preparación.

De inmediato pensó que quien habría podido comerlo era su compañero de cuarto, por lo cual comenzó una disputa que en corto tiempo escalaría a lo físico.

Según la cadena WLKY, las autoridades aseguraron que Williams comenzó a lanzarle objetos a su compañero, y este intentó responderle, pero el intercambio de golpes solo exacerbó su ira, por lo cual, al ver que su compañero decidió marcharse, Williams entró a la vivienda y tomó una pistola.

Al ver que tenía un arma de fuego, el hombre le suplicó no tirar del gatillo, sin embargo, sus plegarias no fueron escuchadas y Clifton le disparó en el trasero.

El baleado se desplazó hasta el Hospital de la Universidad de Louisville, el cual quedaba a unas pocas calles de su residencia, y allí consiguió que atendieran su emergencia médica.

LEE  Atropello masivo en Nueva York deja varios heridos

La agresión fue reportada a las autoridades, por lo cual 4 horas después del suceso el Departamento de Policía Metropolitana de Louisville detuvo a Williams, a quien se le acusó con los cargos de agresión en segundo grado.

El lunes se le imputaron los cargos. Además de prohibírsele cualquier tipo de contacto con la víctima, se le negó poseer armas de fuego o de otras categorías. En ese encuentro se declaró inocente, pero a pesar de ello se le impuso una fianza de 7.500 dólares.

Se espera que vuelva a asistir al tribunal el próximo 30 de mayo, sin embargo, aún no es claro si poseerá algún tipo de acompañamiento legal por parte de un abogado que hable en su nombre.

Para muchos el particular incidente ha causado reacciones diversas entre las personas de la comunidad, especialmente entre los amantes del bocadillo congelado.