Rafael Ramírez: Maduro avanza en la aplicación de su “paquetazo neoliberal”

0
1029
Rafael Darío Ramírez Carreño es un ingeniero, político, escritor y diplomático venezolano.

Rafael Ramírez, ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería, y  presidente de Petróleos de Venezuela desde el gobierno Hugo Chávez, parece haberle declarado la guerra al presidente Nicolás Maduro y su gabinete, después de haber sido el hombre de confianza del fallecido presidente Chávez. Así lo dio a entender con estas declaraciones el ex ministro.

Finalmente maduro anunció el aumento de los precios de la gasolina y además la privatización de la distribución de combustibles, que se venderán a precios internacionales. El gobierno avanza en la aplicación de su paquetazo, con la dolarización de la economía, haciendo a nuestro país cada vez más injusto y desigual, y nuestro pueblo más pobre, el país de los bodegones. Bodegones que son creación de maduro y que éste, de manera cínica, dice “desconocer”.

El aumento del precio de la gasolina y su privatización, han sido parte de la propuesta de entrega de PDVSA hecha por el “Comité de Reestructuración” de la empresa, que denunciamos el pasado primero de mayo, así entre el caos y la tragedia del día a día, el gobierno viene aplicando un paquetazo neoliberal en el país, ahora le toca a la gasolina.

Maduro anuncia que el precio del litro de gasolina será de 5000 bs/litro, hasta 120 lts, los vehículos y 60 lts las motos, al mes. Ésto quiere decir que el ciudadano debe disponer de 600.000 bs para llenar un tanque de su carro y 300.000 bs para llenar el tanque de la moto. Eso se dice fácil para el país de los bodegones de maduro, pero para las grandes mayorías, el país pobre, de los trabajadores, para el que vive de su sueldo mínimo de 400.000 bs al mes, es difícil o imposible dejar de comer o comprar medicinas, para llenar un tanque de gasolina.

Agrega el gobierno que por encima de esta cantidad de litros de gasolina disponibles a 5000 bs, el ciudadano tendrá que pagar la gasolina a precios internacionales. Es decir, los mismos precios que se pagan en Europa o EEUU, donde el salario mínimo es de 1.500 euros o 1.200 dólares, y ello para un país donde el salario mínimo mensual es de 2 dólares.

LEE  Hombres armados secuestraron a comerciante en Cabimas

El gobierno impone esta alza brutal del precio de los combustibles y pretende llevarlo a precios internacionales en el país de las mayores reservas de petróleo del planeta, con un parque refinador nacional capaz de producir, como lo hicimos hasta 2013, 1,3 millones de barriles día de combustibles.

Para rematar, el gobierno asoma sus verdaderas intenciones, se entregan 200 estaciones de combustibles a los privados, sus privados, para que vendan allí la gasolina a un precio de 0,5 dólares el litro. Ésto significa que una persona con un vehículo de 40 litros debe disponer de 20 dólares, es decir, 4.000.000 bs para poder abastecerse de gasolina. Así, el gobierno inaugura “el bodegón de la gasolina”.

El aumento de la gasolina a estos groseros precios, o a precios internacionales, se imponen a un país que ha estado sometido a seis años de una catástrofe económica, con el 80% de la población empobrecida, las clases populares desesperadas, la clase media y profesional haciendo maromas para sobrevivir, con un salario mínimo mensual de solo 2 dolares, con hiperinflación, escasez, con una economía en una profunda y prolongada recesión, con una caída del 64%, con una industria petrolera destrozada, con un gobierno sin credibilidad, sin plan, gobernando a favor de una élite, acomodada y rapaz, un gobierno sin moral para exigir sacrificios al pueblo, un gobierno obeso e indolente, un gobierno impopular.

Lo hemos dicho, lo hemos venido denunciando, entre los insultos y acusaciones del madurismo: el verdadero plan del gobierno, es entregar PDVSA y nuestro petróleo al capital privado y transnacional. Han acabado con la única fortaleza económica que teníamos, la única empresa capaz de procesar nuestro petróleo y garantizar la demanda interna de combustibles, para ahora entregarla al interés de sus socios privados.

Rafael Darío Ramírez Carreño es un ingeniero, político, escritor y diplomático venezolano. Entre 2002 y 2013 se desempeñó como ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería y como presidente de Petróleos de Venezuela durante 2004 y 2013.