Tomás Gimeno mató a Olivia y Anna asfixiándolas antes de arrojarlas al mar

0
5398

Tomás Gimeno, el padre de Tenerife que arrojó a sus hijas al mar a finales de abril del año pasado, las asfixió antes de deshacerse de los cuerpos. Así lo confirma la autopsia definitiva practicada a Olivia, de seis años, cuyo cadáver fue hallado por el Ángeles Alvariño bajo el agua el 10 de junio.

Tomás Gimeno mató a Olivia y Anna asfixiándolas antes de arrojarlas al mar

El asesino no drogó a las niñas, como se barajó en algún momento, dado que no se ha hallado ninguna sustancia toxicológica en el cuerpo de la pequeña.

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Santa Cruz de Tenerife, que investiga los hechos, recibió hace unos días el informe médico forense definitivo de la autopsia realizada a la niña Olivia, la menor de seis años cuyo cuerpo fue hallado en el fondo del mar el 10 de junio de 2021 por el buque oceanográfico Ángeles Alvariño.

El peritaje concluye que la niña falleció por «muerte violenta», de etiología médico legal «homicida», siendo la causa fundamental de ésta «compatible con una asfixia mecánica por sofocación» y la causa inmediata o última « compatible con un edema agudo de pulmón».

La data de la muerte de la niña se sitúa entre las 19.54 y las 21.00 horas del 27 de abril de 2021, el mismo día de la desaparición de las dos hermanas, supuestamente asesinadas por su padre, Tomás Gimeno, en la actualidad desaparecido, informa el TSJ de Canarias. Los análisis de sangre, líquido pericárdico y contenido gástrico realizados por los laboratorios forenses en muestras orgánicas de la pequeña no detectaron presencia alguna de «sustancias de interés toxicológico».