Así está conformado el equipo militar que Trump envió a las costas del Caribe

0
14757

El gobierno de Donald Trump anunció este miércoles el inicio de una operación antinarcóticos ampliada que implica duplicar las fuerzas estadounidenses presentes tanto en el mar Caribe como en el Pacífico oriental.

Esta decisión fue tomada tan solo una semana después de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusara a Nicolás Maduro y al menos una decena de funcionarios y exfuncionarios de ser líderes de una red de narcotráfico que operaba desde Venezuela.

La misión oficial de esta operación es «reducir el soporte financiero para el narcotráfico que provee al régimen corrupto de Maduro en Venezuela «, de acuerdo con el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien.

En la «operación ampliada antinarcóticos» participan varias agencias e instituciones de Estados Unidos, incluyendo el Cuerpo de Guardacostas, el Departamento de Seguridad Nacional, la Agencia Antidrogas (DEA), el Departamento de Justicia, miembros de la comunidad de inteligencia y el Departamento de Defensa.
Lo más destacado de esta «operación ampliada antinarcóticos» es el gran despliegue de fuerzas y tropas que hará EE UU.

De acuerdo con el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de EE.UU., en la operación participan miles de guardacostas, soldados de infantería, marinos, así como miembros del cuerpo de Marines y de la Fuerza Aérea.

En concreto, a las costas venezolanas se acercarán:

1-. Barcos destructores, buques de combates y barcos guardacostas

Los destructores son barcos de guerra multifunción, con capacidades defensivas y ofensivas. Pueden realizar operaciones antiaéreas, antisubmarinos y antisuperficie. Entre sus sistemas de ataque cuentan con los temibles misiles Tomahawk. Los destructores USS Porter y USS Ross fueron los responsables de lanzar los más de medio centenar de misiles guiados que fueron empleados en el ataque de castigo que Estados Unidos lanzó en contra de instalaciones militares en Siria en abril de 2017.

LEE  Culpan a Guaidó de robarse el dinero de la Operación Gedeón

Mientras que los buques de combate litoral: son barcos de guerra de última generación, diseñados para operaciones cercanas a la costa. Son considerados rápidos y ágiles. Tienen sistemas que les permiten enfrentar amenazas “asimétricas” como minas y submarinos de diésel. Pueden servir como transporte de una pequeña fuerza de asalto o de plataforma para lanchas de desembarco, vehículos acorazados o vehículos no tripulados. Cuentan con un hangar en el que pueden transportar hasta dos helicópteros MH-60 Seahhawk. Son consideradas naves adecuadas para perseguir y capturar a traficantes y piratas.

MARINETTE, Wisconsin (July 14, 2016) The future USS Detroit (LCS 7) conducts acceptance trials. Acceptance trials are the last significant milestone before delivery of the ship to the Navy. (U.S. Navy Photo courtesy of Lockheed Martin-Michael Rote/Released)

En lo que respecta a los barcos guardacostas, en general se destinan a operaciones de seguridad marítima.

2-. Aviones de vigilancia P8, aviones E-3 Awacs y aviones E-8 JStars.

Todos utilizados en tácticas militares de grandes magnitudes.

Los aviones de vigilancia P8 son una versión modificada y militar del Boeing 737. Cuentan con un avanzado sistema de radares y sensores y pueden lanzar misiles, torpedos y minas. Están especialmente dotados para los combates aire-mar y aire-tierra.

Aviones E-3 Awacs: Tienen un enorme radar rotatorio que llevan en su parte superior y pueden ser usados para operaciones de vigilancia, comando, control y comunicaciones. Ofrecen una lectura completa y en tiempo real del espacio aéreo sobre un área de más de 310.000 kilómetros cuadrados. Pueden detectar aviones que vuelan a baja altitud y seguir simultáneamente objetivos en el aire y en el mar. Jugaron un papel fundamental durante las guerras de Irak y Afganistán, así como en el combate contra el autodenominado Estado Islámico.

Aviones E-8 JStars: es una nave radar capacitada para detectar, hacer seguimiento y clasificar vehículos en tierra u otras aeronaves. Se usaron extensamente en las guerras de Afganistán e Irak, así como en la operación internacional sobre Libia en 2011.

3-. El despliegue se realiza tanto en el mar Caribe como en el Pacífico oriental porque EE.UU. cree que así puede obtener mejores resultados.