Enfermero asesinó a 20 pacientes en fase terminal: «Quería liberarlos del sufrimiento”

0
156

El enfermero criminal confesó haber apagado la vida de sus pacientes durante la pandemia, según dijo, porque tenían graves afecciones debido al COVID-19.

Un enfermero en los Países Bajos confesó haber tomado decisiones sobre la vida de al menos 20 pacientes contagiados con coronavirus, luego de determinar que se encontraban en estado terminal, mientras trabajaba en el Hospital Wilhelmina en la ciudad de Assen.

Según las autoridades locales, el trabajador de la salud, identificado como Theodoor V., de 30 años, se desempeñaba en el área pulmonar durante la pandemia de COVID-19 y solía preocuparse por el sufrimiento de sus pacientes contagiados.

Mientras se encontraba recibiendo tratamiento en una clínica de salud mental, Theodoor le confesó en distintas ocasiones a su psicólogo que cuando trabajaba como enfermero en el hospital “había terminado prematuramente con la vida de 20 pacientes durante la pandemia de coronavirus”.

“Sus declaraciones fueron tomadas tan en serio por la organización de atención médica que decidieron, después de una extensa deliberación colegiada y obtener asesoramiento legal tanto interno como externo, romper la obligación de confidencialidad e informarlo”, señalaron los fiscales encargados del caso.

De acuerdo con la investigación, el enfermero supuestamente realizaba procedimientos médicos en pacientes que, en su opinión, eran terminales y sufrían, sin instrucciones de un superior.

Por ahora, el tribunal de Assen ordenó que el sospechoso permanezca en prisión preventiva durante al menos 30 días mientras que las autoridades siguen investigando la muerte de los pacientes internos en el Hospital Wilhelmina entre marzo de 2020 y mayo de 2022.

“Los expertos están buscando actualmente para ver si se pueden encontrar discrepancias en los registros médicos que puedan coincidir con las declaraciones del sospechoso”, aseguró un portavoz en el medio DailyMail.

Los familiares de las víctimas fueron informados acerca de la investigación y exigen que se haga justicia y se les de claridad de cómo murieron exactamente sus seres queridos lo más pronto posible. El pariente de una de los pacientes afectados aseguró que Theodoor V. estaría vinculado en realidad a la muerte de 24 personas.

Por su parte, el hospital implicado emitió un comunicado en el cual señalaron la conmoción que les causó las acusaciones en contra de uno de sus empleados así que decidieron tomar las medidas necesarias. En primer lugar, desactivaron las funciones del trabajador de la salud para que su comportamiento no se repitiera y, después de una investigación interna, llevaron el caso a las autoridades para iniciar un proceso de investigación criminal.

Finalmente, declararon que no compartirán mucha información al respecto para no interferir con la investigación, pero que se centrarán en recopilar los datos necesarios en compañía de la policía local.