Estuvo en un psiquiátrico y la sometieron a electroshock, pero el médico confesó un error imperdonable

0
67

La joven tuvo que acceder al tratamiento debido a un cambio drástico en su personalidad. “Si no me internaban, me dijeron que me iba a morir”, aseguró.

Hay miles de historias sobre pacientes que reciben diagnósticos erróneos y una de ellas es la de Lucy Dawson, una modelo británica de 27 años que tuvo que atravesar un calvario para poder sobrevivir.

A sus 20, la joven sufrió un cambio drástico en su estado anímico y personalidad, lo cual la llevó a internarse en un psiquiátrico y someterse a terapia de electroshock durante tres meses. Sin embargo, tiempo después, descubrió que todo se debió a un error médico.

“En un momento dado pensé realmente que mi vida se había terminado. Estaba muy deprimida pero de alguna manera conseguí darle la vuelta; tuve muy mala suerte, pero al mismo tiempo soy muy afortunada por haber perseverado”, expresó la joven.

Todo comenzó en el último año de la facultad, allí estudiaba criminología en la ciudad de Leicester y compartía un departamento con sus amigas. A pesar de llevar una vida tranquila, las cosas cambiaron de un día para el otro.

La joven sufrió un cambio de personalidad repentino y tuvo que ser internada en un psiquiátrico durante tres meses. (Foto: Instagram/luuudaw)
La joven sufrió un cambio de personalidad repentino y tuvo que ser internada en un psiquiátrico durante tres meses. (Foto: Instagram/luuudaw)

“En el transcurso de una semana mi comportamiento dio un giro completo. Pasé de ser jovial, animada y social a estar completamente deprimida y llorar todo el tiempo”, explicó.

Una madrugada, comenzó a gritar desesperadamente y sus compañeras la llevaron al hospital de urgencia. Ahí le dijeron que sufría de ataques de pánico por el estrés y le dieron ejercicios de respiración para poder superarlos.

Sin embargo, a la mañana siguiente, volvió a despertarse de la misma manera. Esta vez estaba en la casa de sus padres, quienes se percataron de que había destrozado su habitación. La subieron al auto y la llevaron a la guardia. Incluso, Lucy trató de saltar del vehículo en marcha.

Un tratamiento aterrador y el error de los médicos

En el centro de salud, los especialistas le dijeron que estaba sufriendo un “colapso mental” y que necesitaban internarla en un pisiquiátrico para poder hacerle el tratamiento que ella necesitaba.

Dawson fue medicada con antipsicóticos pero no mejoraba. Después de un mes, al cumplir los 21 años, le comunicaron a sus padres que debían someterla a terapia de electro convulsiva o la joven moriría.

Dawson fue sometida a terapia de electro shock convulsiva. (Foto: BBC)
Dawson fue sometida a terapia de electro shock convulsiva. (Foto: BBC)

El procedimiento consistía en enviar una descarga eléctrica a su cerebro a través de dos electrodos que se colocaban en las sienes con el fin de provocar una convulsión.

En una de las sesiones, la chica tuvo un episodio y se cayó de la cama sobre un radiador encendido. “Tuve una quemadura de tercer grado que me atravesaba toda la cara izquierda del glúteo. Tuve que empezar a aprender a caminar y a hablar de nuevo”, contó.

Después de pasar 90 días en la unidad psiquiátrica, Lucy recibió el alta y el verdadero diagnóstico: tenía encefalitis, una inflamación en el cerebro que le provocó secuelas como imposibilidad de hablar, o moverse. “No podía leer ni escribir y estaba absolutamente devastada”, recordó.

Luego de tres meses de tratamiento, los médicos la diagnosticaron con encefalitis. (Foto: Instagram/luuudaw)

Más tarde, también descubrió que su dificultad para caminar se debía a que la quemadura con el radiador afectó su nervio ciático, lo cual provocó una parálisis permanente de la parte inferior de su pierna.

A pesar de la tragedia que vivió, Dawson se recuperó y se recibió de la facultad. Luego, comenzó una carrera en la industria del modelaje. “Quién sabe lo que me depara el futuro. Si mi experiencia me ha enseñado algo, es que realmente no puedes planificar tu vida”, concluyó.