La historia de una británica que se fue a dormir pensando que tenía gripe: Pasó 16 días en terapia intensiva y perdió 20 años de recuerdos

0
454

Claire Muffett-Reece, mujer británica de 43 años de edad, fue la protagonista de una inusual historia, luego de irse a dormir una noche de junio de 2021, por un aparente malestar gripal, y no despertar en la mañana.

En correspondencia con lo señalado por Muffett-Reece, en un artículo escrito por ella misma en The Sun, quedó inconsciente por unas 16 noches, durante las cuales experimentó fuertes convulsiones. Nadie esperaba que, tras experimentar síntomas de resfríado, se detectaría que, en realidad, su cerebro estaba inflamado, por lo que tenía encefalitis, una enfermedad inusual, pero complicada.

En días previos al episodio que la mantuvo recluida durante varios días en un centro médico de Reino Unido, específicamente, en el condado inglés de Essex, la mujer presentó malestar y, además, estaba aletargada.

El 19 de ese mes, la británica se durmió temprano, pero a la mañana siguiente no despertó, por lo que la llevaron en ambulancia al Hospital Broomfield de Chelmsford, donde, luego de las convulsiones, habría sido conectada a un respirador.

Tras una semana, los médicos decidieron trasladarla al Royal London Hospital con el objetivo de recibir ayuda especializada, ya que las convulsiones no cesaban.

«Los neurólogos confirmaron que mi cerebro se encontraba inflamado debido a una encefalitis, probablemente causada por un virus que me había infectado. A Scott y a mis padres les dijeron que se prepararan para lo peor«, aseguró.

Muffett-Reece habría pasado 16 noches en terapia intensiva, conectada al soporte vital y, contra todo pronóstico, sobrevivió. Cuando despertó, no solo presentó alucinaciones, sino que descubrió que habría perdido al menos 20 años de su memoria que, hasta la fecha, no ha podido recuperar.

LEE  Falleció Carlos Marín, cantante español de Il Divo

De hecho, la pérdida de recuerdos inició poco antes del episodio en el que la periodista quedó inconsciente.

«Una de las primeras cosas que pregunté fue: ‘¿Cómo están nuestros gatos?’. Me contestaron que fallecieron (uno de ellos muchos años atrás y el otro una semana antes de que yo enfermara). A partir de ahí, quedó claro que se me habían desvanecido unos 20 años de recuerdos«, sostuvo.

A pesar de que la mujer reconocía a su esposo y ambos hijos, no se acordaba de haber dado a luz, su casamiento, fechas de cumpleaños, y gustos personales de ellos, entre otras cosas. Al mirarse al espejo, tampoco recordaba algunas arrugas que tenía.

Otros eventos importantes, como la pandemia por covid-19, los at3nt4dos del 9 de noviembre en Nueva York y los del 7 de julio en Londres, tampoco estaban en su memoria.

«Fue aterrador descubrir acontecimientos que cambiaron el mundo y que no podía recordar», apuntó.

«Los neurólogos me explicaron que la pérdida de memoria era un efecto secundario habitual de la encefalitis, y que no existía garantía de que la recuperaría», agregó.