Así le dijo el director general de la Cancillería norcoreana a Donald Trump

0
253

Corea del Norte alerta a Estados Unidos que si desea unas elecciones “tranquilas” debe dejar de intervenir en asuntos que conciernen únicamente a los coreanos. El gobierno de Corea del Norte no acepta intromisiones de loa EE.UU. En sus decisiones políticas con otros estados y así se lo han hecho saber, dándole una advertencia como respuesta a su entremetimiento.

El director general de la Cancillería norcoreana para Asuntos de Estados Unidos, Kwon Jong-gun «Modere la lengua si quiere elecciones tranquilas»:

El director general de la Cancillería norcoreana para Asuntos de Estados Unidos, Kwon Jong-gun, ha reprendido a EEUU por haber criticado la decisión del país de cortar, a partir del martes, todas líneas de comunicación con Seúl a nivel de altas autoridades y militares de los dos países, al ver necesaria las conversaciones cara a cara con su vecino peninsular.

El director general de la Cancillería norcoreana para Asuntos de Estados Unidos, Kwon Jong-gun, ha expresado mediante un comunicado que Washington debe moderar su lengua y ocuparse de sus asuntos internos(por haber criticado la decisión del país de cortar, a partir del martes, todas líneas de comunicación con Seúl)Si desea asegurarse de unas elecciones tranquilas, debe alejarse de los asuntos intercoreanos”. Así lo ha recogido la agencia estatal de noticias KCNA.

En un comunicado recogido este jueves por la agencia estatal de noticias KCNA, que funciona como portavoz de Pyongyang, Kwon ha alertado que Washington debe “moderar su lengua” si quiere evitar “una resurrección” en vísperas de las venideras presidenciales, previstas para el próximo noviembre, en que el mandatario de EEUU, Donald Trump, busca una reelección.

Con la llegada de Trump al poder tras las elecciones de 2016, las tensiones entre Pyongyang y Washington han llegado a su máximo nivel. Las políticas hostiles de Estados Unidos que incluyen brutales sanciones, además de haber complicado las condiciones ya precarias de los norcoreanos, han hecho que Pyongyang vaya perdiendo poco a poco la paciencia y empezara a tomar acciones de represalia.