Donald Trump destroza el icono de Estados Unidos, de su modelo de democracia

La expresión de violencia y brutalidad uniformada pone en duda la autoridad moral que el país intenta proyectar. China, Rusia, Irán y Corea del Norte se sirven de esas imágenes como herramientas de propaganda contra la bondad de Estados Unidos.

0
404

Las palabras “dictadura” y “fascismo” Esos términos no aluden a gobiernos golpistas en Centroamérica. Las pronuncian en referencia a la deriva militarista de Donald Trump, presidente de la democracia más antigua del planeta cuya imagen se está resquebrajando a escala global.

Ese modelo de democracia de exportación de los EE.UU. se derrumba, ante la respuesta a las manifestaciones por parte de Donald Trump

Ese modelo de democracia de exportación de los EE.UU. se derrumba, ante la respuesta a las manifestaciones por parte de Donald Trump, donde “el dictador Nicolás Maduro seria un aprendiz”. El mandatario no conforme con sacar la guardia a la calle a reprimir las protestas, estuvo a punto de enviar 10.000 soldados,  “pero le frenaron” gracias a Dios. Ya que es inimaginable los resultados ante tanta agresión.

Su diplomacia afronta el desafío de defender los valores de EE.UU. frente a la difusión de esas escenas de violentos enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes, pacíficos en su gran mayoría.

¿Hong Kong? No, Nueva York, Los Ángeles o Washington.

En una tensa reunión el pasado lunes en el despacho oval, centro neurálgico de la Casa Blanca, Trump solicitó el envío “inmediato” de 10.000 soldados a las calles de la capital del mundo libre para reprimir las protestas y atacar a sus propios conciudadanos. Mark Esper, secretario de Defensa, le contuvo y le convenció de que con la guardia nacional sería suficiente. Tras la “limpieza” de las protestas, el presidente hizo esa tarde su paseo triunfal a la iglesia de Saint John, Biblia en mano, una de las imágenes que definirá su primer mandato.

Nancy Pelosi, portavoz de la Cámara Baja, y tercera en el escalafón nacional, se planteó frente esa exhibición de represión injustificada: “¿Qué es esto, una república bananera?”.

La tentación del mandatario

El presidente quiso sacar a 10.000 soldados de la Guardia Nacional, pero le frenaron. (una república bananera). Esta expresión se atribuye al escritor O. Henry, que la acuñó a principios del pasado siglo. “República bananera evolucionó para describir cualquier país (con o sin bananas) que tiene un líder despiadado, corrupto o loco que confía en los uniformados y destruye las instituciones en una búsqueda ego maníaca para prolongar su poder”, señala Robin Wright en The New Yorker.

LEE  Un muerto y ocho heridos en tiroteo en Harlem, NYC

He dado la orden a la Guardia Nacional de iniciar el proceso de retirada de Washington, ahora que todo está bajo perfecto control. Se van a casa, pero pueden regresar rápido si se necesitan”, tuiteó Trump este domingo. A pesar del éxito de la multitudinaria marcha del sábado en Washington, en su Twitter señaló que “hubo muchos menos manifestantes de los que se esperaban”. Nueva York levantó el toque de queda.

Al empezar la agitación social después de la muerte de George Floyd en Minneapolis, que se suma a la crisis de la pandemia que se ha llevado hasta ahora a casi 110.000 estadounidenses, el gobernador de Minnesota Tim Walz  lanzó una advertencia: “Nos están mirando”.

La expresión de violencia y brutalidad uniformada pone en duda la autoridad moral que el país intenta proyectar. China, Rusia, Irán y Corea del Norte se sirven de esas imágenes como herramientas de propaganda contra la bondad de Estados Unidos.